Meta de recaudación de impuestos para el 2022 y sus efectos en los contribuyentes

Conforme al decreto por el que se expide la ley de ingresos para el 2022, publicado en el DOF el 12 de noviembre del 2021, el pronóstico de ingresos del gobierno federal para este ejercicio fiscal, será de 6.172 billones de pesos excluyendo los ingresos derivados de la contratación de deuda, de los cuales 3.944 billones vendrán de la recaudación de impuestos, lo que representa el 63.9% del total de ingresos del sector público federal.

Por tipo de impuesto, del total anual de ingresos tributarios, el 52.6% proviene del Impuesto Sobre la Renta; 30.8% del Impuesto al Valor Agregado; 12.8% del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios; 0.3% del Impuesto Sobre Automóviles Nuevos; mientras que el 3.6% restante corresponde a otros impuestos, incluyendo impuestos al comercio exterior, accesorios, e impuestos                                                                                                                      no comprendidos en la ley de ingresos vigente.

La meta de ingresos por recaudación tributaria propuesta por el gobierno federal para el 2022, pretende alcanzar una cifra récord de ingresos, 13% mayor que la aprobada por los legisladores para el ejercicio fiscal 2021. El incremento tendrá que ser impulsado sin una reforma fiscal y sólo con una miscelánea fiscal que busca realizar cambios administrativos para facilitar el cumplimiento tributario, continuar con el combate a la evasión, así como respetar la promesa del presidente López Obrador de no crear ni incrementar los impuestos.

Se uno de los primeros al mantenerte al tanto de las novedades del SAT, y de recomendaciones para llevar una salud fiscal efectiva a traves de nuestras publicaciones.


¿Logrará el Servicio de Administración Tributaria recaudar los impuestos previstos en la ley de ingresos? ¿Qué implicaciones tiene para la base de contribuyentes cautivos?

En lo que respecta al Impuesto al Valor Agregado, se espera un crecimiento del 19% mismo que no tiene un precedente; el mejor registro de crecimiento del IVA se dio en el 2010, por un efecto rebote de la crisis del 2009 y por el incremento de la tasa de IVA del 15% al 16%. Para el 2022 no se prevé un incremento de la tasa de IVA, ni una reducción de las exenciones o bienes sujetos a la tasa cero, si acaso el SAT puede incrementar la recaudación de este impuesto limitando las devoluciones y compensaciones de IVA. 

En el caso del Impuesto Sobre la Renta, el gravamen de mayor importancia para el gobierno federal, también se tiene un estimado optimista pues se espera un crecimiento de 4.8% frente a los ingresos presupuestados en el 2021. Sin embargo, el pronóstico de ingresos por ISR se ve muy limitado tanto por la destrucción de empresas por la pandemia, así como por la pérdida de empleos formales.

Según el estudio sobre la demografía de los negocios elaborado por el INEGI en el 2020, hay una variación porcentual de -8.06% de establecimientos en México del 2020 con respecto al 2019, lo que significa una pérdida neta de 391,414 empresas. Con respecto al personal ocupado, la variación porcentual 2020 vs 2019 fue de -19.68% o 2,885,162 personas menos en la formalidad.

 Siendo el IEPS el tercer gravamen de mayor importancia para el gobierno federal, se espera una contracción del 4.6% frente a lo presupuestado en el 2021. El decrecimiento en el IEPS parece una contradicción con respecto a los supuestos en los que se basa el crecimiento del IVA e ISR para el 2022, quizá porque se esperan subsidios a la gasolina y diésel, o un auge en el mercado negro de combustibles y bebidas embriagantes.

Por último, otra apuesta recaudatoria será el incremento del 55% de recaudación de ISAN frente a lo presupuestado en el 2021, el problema con esta estimación es que la venta de automóviles nuevos está lejos de recuperarse, tanto por las dificultades de abastecimiento en la cadena de suministro, como por la contracción económica.

Habiendo transcurrido el primer trimestre del 2022, el SAT reconoció que los ingresos tributarios del 2022 podrían ser menores a los esperados debido al rebrote y a la variante ómicron del COVID-19, así como a los eventos geopolíticos que están afectando la recuperación económica. La disminución de los ingresos del gobierno federal podría significar también que el SAT haga un mayor énfasis de recaudación en la base de contribuyentes cautivos, a través de sus facultades de comprobación fiscal.

 

Percepción de riesgo del contribuyente

Según una encuesta publicada en la página web del SAT[1], la percepción de riesgo del contribuyente de ser sujeto de una sanción por parte del SAT se ha incrementado de forma sustancial en los últimos tres años. El promedio de estos tres años es que el 85% de los contribuyentes encuestados perciben muy probable o altamente probable que se les imponga una multa o se les sancione en caso de no cumplir adecuadamente con sus obligaciones fiscales, mientras que el 13% en promedio lo percibe poco o nada probable, y el 2% restante no sabe o no respondió.

Lo que es indudable es que el SAT cuenta con información detallada de las operaciones de los contribuyentes, facturas, notas de crédito, pagos, retenciones, nómina, etc., así como con la tecnología suficiente para detectar inconsistencias, omisiones e incumplimiento de sus obligaciones fiscales, casi en tiempo real. Aunado a ello, las modificaciones al estándar del CFDI con la nueva versión 4.0 y el complemento de pago 2.0, así como el complemento carta porte, hacen más complejo para las empresas asegurar el apego a los requerimientos fiscales.

En SoluciónCP® Audita, nos aseguramos de que las empresas tengan información oportuna de sus riesgos fiscales, accediendo a la información que el SAT tiene del propio contribuyente y efectuando las validaciones y cruces necesarios, para que, a través de vistas personalizadas, tableros de información y notificaciones automatizadas, podamos alertar a las empresas sobre inconsistencias e incumplimientos que podrían acarrear auditorías por parte de la autoridad. Nuestra premisa es lograr que las empresas se enfoquen en su negocio y su crecimiento, mientras nosotros les ayudamos a mejorar su cumplimiento fiscal.

Evolución de la facturación electrónica en México
Evolución de los controles que el SAT incorporo para tener mayor control de los ingresos y gastos de los contribuyentes en México.